cap_1200x400
adl_almussafes

L’ADL d’Almussafes organitza un curs sobre empreniment social

La Regidoria d’Ocupació de l’Ajuntament d’Almussafes està organitzant en col·laboració amb ADIENT Associació un curs sobre empreniment social en el qual els assistents tindran l’oportunitat de treballar les seues idees de negoci juntament amb altres persones interessades a obrir-se un camí laboral com a empleats per compte propi. Al llarg de sis sessions de quatre hores de durada cadascuna, els participants aprofundiran en les qüestions que cal tenir presents per a aconseguir una autoocupació i ho faran a través d’una metodologia pràctica basada en el coaching grupal. Els interessats a participar en aquesta iniciativa, la data d’inici de la qual encara no s’ha determinat, hauran de posar-se en contacte amb l’Agència de Desenvolupament Local.

L’Ajuntament Almussafes sumarà en breu una nova proposta per a seguir lluitant contra la desocupació dels veïns de la localitat. L’Àrea de Benestar Social, Ocupació, Desenvolupament Local i Promoció Soci-Econòmica està ultimant l’organització d’un curs sobre empreniment social en col·laboració amb ADIENT Associació amb el qual els assistents rebran informació perquè puguen generar els seus propis llocs de treball. L’objectiu d’aquesta iniciativa és «empoderar a les persones aturades perquè siguen les protagonistes de la seua carrera professional i puguen adaptar-se als nous escenaris del mercat laboral», assenyalen des d’aquest departament municipal.

Per a dinamitzar les jornades, el curs s’estructura en microtallers en els quals podran participar un màxim de quinze persones, intentant que els equips estiguen formats per perfils heterogenis, atès que l’objectiu és sumar major coneixement, experiències i actituds enfront de situacions futures.

«Moltes vegades tenim una idea de negoci, però no sabem si és viable ni com podem dur-la a terme, i acaben sense materialitzar-se iniciatives que poden arribar a convertir-se en un o més llocs de treball», destaca l’alcalde d’Almussafes i regidor d’Ocupació, Toni González. «Amb aquest curs pretenem que els veïns treballen les seues idees juntament amb altres persones amb similars inquietuds empresarials i oferir eines per a poder obtenir una ocupació per compte propi», assenyala.

Aquesta «Càpsula Formativa d’Empreniment Social», com es denomina el projecte, es durà a terme en el Centre Municipal de Formació de Persones Adultes d’Almussafes durant un total de sis sessions de quatre hores cadascuna, i en una data encara per determinar. Els interessats hauran de posar-se en contacte amb l’Agència de Desenvolupament Local en el seu horari d’atenció al públic o cridant al telèfon 96 178 22 15.

En les sessions, que utilitzaran la tècnica del coaching grupal, s’aprofundirà en aspectes com l’economia social i solidària, el empreniment social, l’estratègia, la viabilitat, la comptabilitat, la visibilitat o la generació de sinergies. Per a aconseguir-ho, es prestarà especial atenció a aspectes com els objectius professionals, la inserció laboral mitjançant la creació d’ocupació, les estratègies i habilitats per a generar el propi lloc de treball o la generació d’una xarxa de contactes amb persones amb les mateixes inquietuds.

Curs_adient

Cápsulas de formación de ESYS en el ayuntamiento de Xirivella

Las cápsulas son micro talleres orientados a la innovación social, con los que se pretende empoderar a las personas desempleadas para que sean las protagonistas de su carrera profesional y puedan adaptarse a los nuevos escenarios del mercado laboral.

La efectividad de las estrategias de empleabilidad desde la ESyS

Capacitan a mujeres en mantenimiento de máquinas textiles. Fuente Gobierno de Yucatán.

La propuesta mencionada en el artículo, resulta ser un muy buen ejemplo de una iniciativa de empleabilidad dirigido a un colectivo en riesgo de exclusión.

Desde Adient también proponemos llevar a cabo este tipo de iniciativa, que para nosotros se convierten en auténticas Estrategias de Empleabilidad.

Primero van dirigido a colectivos, generalmente, en riesgo o exclusión socio-laboral como son las mujeres (referentes en este caso en concreto).
Luego el desarrollo del proyecto en sí: se inicia con una formación, ya no solo de un oficio, sino de una manera concretar de llevarlo a cabo que es la Economía Social y Solidaria (ESyS). Además, aparecen implicadas, prácticamente la totalidad de las AAPPs responsables de ejecutar las políticas de empleo (esperemos que dicha implicación esté presente en todas las fases del proyecto). A nuestro parecer, también es importante la participación de la parte empresarial (o no lo dicen en el artículo), su implicación a la hora de dar oportunidades o colaborar en el desarrollo de ese oficio.

Nos agradece y nos resulta interesante, en la mencionada iniciativa, el hincapié que hacen respecto a la formación sobre la ESyS como opción de emprendimiento. Emprender para alcanzar una vida digna social, laboral, cultural, económicamente de ese colectivo; y desde la ESyS para poder satisfacer las necesidades de manera colectiva, democrática y libre, desarrollando una actividad (económica, social, cultural, barrial, jurídica, de ocio,…) en conjunto con otros iguales, donde cada persona aporta sus puntos positivos, para satisfacer sus puntos negativos.

De esta manera, entendemos desde Adient que contando con INDIVIDUOS formados y motivados, alcanzamos una CIUDADANÍA autónoma; esta llevará a tener una COMUNIDAD fuerte, unida y con progreso y por último un TERRITORIO sostenible social, económico y culturalmente.

Elaboración propia por Rosana Gómez Domínguez para ADIENT asociación

office_640

La falsa acusación, una suscitada injusticia

Hace pocos días nos sorprendimos con la noticia de que tres bomberos sevillanos pertenecientes a la asociación Proem-Aid, que participaban en las tareas de rescate de refugiados sirios en la isla griega de Lesbos, eran detenidos por la policía helena acusados de tráfico de personas.  Estas tres personas recibieron un trato denigrante al ser detenidas sin fundamento alguno. La historia, como todos sabéis, tuvo un final feliz: los bomberos fueron liberados. Pero, ¿quién les recompensa por el daño causado? El honor  y la dignidad de una persona son aspectos valiosos, que han de protegerse y respetar.

¿Quién filtró a las autoridades esta falsa noticia o quién pudo percibir delito en la acción llevada a cabo por estos españoles solidarios?  La maldad y la ignorancia muchas veces son las causantes de estas difamaciones. Ellos querían salvar vidas, no traficar con ellas. ¿A quién no le interesa que estas personas lleven a cabo su valioso trabajo? Posiblemente detrás de esta pregunta éste el responsable de esta injusticia.

Toda clase de infamias, por muy insignificantes que sean, son fruto de la inmadurez, la malevolencia y la tosquedad de muchas personas. Esta gente resta a nuestro entorno, en vez de sumar.

Por desgracia, a veces, hay parte de la sociedad fácilmente manipulable que no es capaz de ver más allá de las difamaciones vertidas y, por lo tanto, ofrece apoyo a estas sinrazones. Lo observamos en los medios de comunicación con los políticos, en un pueblo con los vecinos,  en las redes sociales con algunos comentarios falsos, etc. Esta actividad está presente en la sociedad. Es muy fácil criticar y difamar sin saber de qué se habla o de quién se habla, sin tener argumentos sólidos o pruebas fehacientes que den soporte a esta infamia.  Lo difícil es pensar antes de hablar, documentarse, informarse y, sobretodo, ser consecuente con nuestras palabras y nuestros actos.

Como diría Albert Camus (escritor francés 1913-1960): “Un hombre sin ética es una bestia salvaje soltada a este mundo”.  Desgraciadamente hay gente que todavía sigue siendo un animal salvaje que ni piensa ni recapacita y si lo hace, es por su propio interés y únicamente para fastidiar.

De nosotros depende que estas injusticas, provocadas por el ser humano, vayan menguando y crear una sociedad justa, transparente y respetuosa.  Podemos empezar por nosotros mismos, no hace falta cambiar a nadie porque primero debemos avanzar nosotros para que mejore nuestro entorno.

REFLEXIONES

Rosa Soriano, Colaboradora en ADIENT

Las grandes empresas y sus ¿estrategias de responsabilidad social?

Acabo de leer el artículo “Iberdrola y la Comunidad de Madrid firman un convenio para la protección de los clientes en situación de vulnerabilidad” y en mi opinión no tiene desperdicio ninguno. Vamos a ver: Iberdrola se compromete con los más vulnerables ofreciéndoles “ayuda caritativa”, pero en ningún momento en el artículo se habla de ajustar la facturación eléctrica. La administración pública se compromete a dar el “visto bueno” a esa ayuda, tras un tedioso proceso burocrático, pero no exige a la compañía a ajustar sus cuotas a las necesidades de las personas. Y para finalizar, Iberdrola se compromete en su “estrategia de RSE” a ajustarse a las normas de la AAPP competente sin más y la centra en la responsabilidad del consumidor sobre su propio consumo eléctrico. ¡OLÉ! Al menos eso he entendido, igual soy exagerada, ¿cómo lo ves tú?

 

Teniendo en España una de las facturaciones de electricidad más elevadas de Europa; teniendo acceso ilimitado a energías alternativas (el sol por poner un ejemplo); y la difícil situación económica actual de muchos hogares españoles. ¿No sería más efectivo, solidario y responsable bajar las cuotas de la facturación (Iberdrola) y los impuestos asociados a la misma que llegan a ser casi la mitad del gasto final (AAPP), para no tener que llegar a estas medidas que más parecen caritativas que de justicia social?

 

Aplicar la Responsabilidad Social conlleva ir más allá de las normas obligatorias; establecer un serio compromiso con la sociedad y el medio ambiente; adoptar medidas sostenibles en el tiempo basadas en la ética y valores sociales. Y no ir aplicando parches a los problemas generados por la propia entidad; que ciertamente palian dichos problemas, pero no los solucionan y tenderán a reproducirse inevitablemente de manera periódica.

 

Artículo elaborado por Rosana Gómez para ADIENT asociación

Iberdrola y la Comunidad de Madrid firman un convenio para la protección de los clientes en situación de vulnerabilidad. Fuente EXTRA confidencial.com.

La odisea de votar desde el extranjero

Votar en el extranjero se ha convertido en toda una odisea para los dos millones de expatriados. Con la aprobación de la ley del voto rogado, en las elecciones del 2011, el voto de los españoles y españolas residentes en el exterior cayó un 65% por el obstáculo al voto que supone esta normativa.

 

La pasada semana, DosMillonesDeVotos, plataforma independiente que defiende el derecho al voto de los españoles residentes en el extranjero, escribió una carta al ministro de asuntos exteriores y cooperación de España con copia a la Defensora del Pueblo y la Junta Electoral Central, con el propósito de denunciar la dificultad para ejercer el voto desde el extranjero.

 

Esta obstaculización está latente a través de la imposición que se ejerce, por parte de los distintos consulados y embajadas de España, al establecer como requisito a las personas inscritas en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) presentarse de forma presencial en las oficinas consulares para realizar las reclamaciones y subsanaciones oportunas. Es decir, que las personas que desean realizar una reclamación al Censo por un simple cambio de domicilio, deben personarse en los consulados y embajadas para realizar dicho cambio. No basta con enviar un e-mail, una carta o un fax; en muchos consulados les obligan a desplazarse a dichas oficinas situadas a veces a kilómetros de distancia de los hogares de los españoles y españolas durante únicamente 5 días, del 2 al 6 de noviembre. Este desplazamiento supone un coste monetario y una inversión extra de tiempo porque hay que realizarlo únicamente en los horarios que establecen las oficinas consulares, horarios muy ajustados (en la mayoría de los casos, de 8.30 a 13.30h) qué coinciden con las horas de trabajo.

 

Como denuncia la plataforma, muchos consulados han establecido como requisito para las personas inscritas en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) el realizar el trámite de reclamación presencialmente en las oficinas consulares; aunque ni la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, ni la reglamentación correspondiente así lo contemple. En el artículo 3.4 del Real Decreto 3425/2000, del 15 de diciembre, sobre inscripción de los españoles en los Registros de Matrícula de las Oficinas Consulares en el Extranjero, se establece que los residentes inscritos estarán obligados a “comunicar toda variación que experimenten sus circunstancias personales en la medida en que impliquen una modificación de los datos que deben figurar en los Registros con el carácter de obligatorios”. Como añade la plataforma en la carta, “en ningún caso requiere el citado Real Decreto que la comunicación deba llevarse a cabo de manera presencial”. Así pues, la plataforma explica que este requisito supone un obstáculo que vulnera el ejercicio del derecho constitucionalmente reconocido: el derecho al voto de los ciudadanos residentes lejos de las oficinas consulares y los que no disponen del tiempo necesario por motivos laborales.

 

Por otro lado, Marea Granate, un colectivo de emigrantes españoles, también lleva denunciado desde hace tiempo las grandes “trabas” con las que se encuentran los residentes en el extranjero para ejecutar su voto.

 

Si alguno de los expatriados no figura en el Censo Electoral con fecha 1 de agosto, debería haber reclamado la primera semana de noviembre dicha circunstancia. Pero, ¿cómo puede esa persona saber si está en la lista? La única manera de saberlo es que uno mismo pregunte directamente al consulado que le corresponda según su domicilio en el exterior. Si esa persona no está pendiente de realizar las oportunas preguntas, no se entera de nada. En caso de no aparecer en el listado, debe realizar la reclamación que, como se ha explicado anteriormente, supone ir presencialmente a la oficina consular. Una vez aparece en la lista se debe rogar el voto, es decir, pedir “poder votar” desde el exterior antes del 21 de noviembre. ¿Qué supone dicho ruego? La cumplimentación de un formulario y su correspondiente envío por correo postal. Envío supuestamente sufragado por el Estado, pero que en la práctica se paga del bolsillo de cada español o española. Luego, si esta persona consigue que las papeletas lleguen a su domicilio en el extranjero, tiene la opción de votar por correo hasta el 15 de diciembre. Se supone que se debería tener la opción de votar en urna en la oficina consular entre el 16 y el 18 de diciembre, pero no todos consulados ofrecen dicho servicio.

 

Votar en las elecciones es un derecho de todos los españoles y españolas. Pero cuando hablamos de los ciudadanos españoles en el extranjero, éste se está vulnerando por la clara dificultad que supone para muchos de ellos poder ejercerlo. A raíz de estos obstáculos, muchos de los expatriados, desgraciadamente, desisten y deciden no votar por el “mareo de cabeza” que les supone. Esta es una triste e injusta realidad que sufren muchos españoles y españolas en el extranjero.

 

ROSA SORIANO MARÍN, COLABORADORA EN ADIENT

Desarrollo económico VS Desarrollo social. ¿Quién gana la batalla?

Pensamos, cándidamente, que el desarrollo económico va ligado al desarrollo social. Un país desarrollado económicamente cabe esperar que también lo esté en materia social; pero tristemente, ésta no es una afirmación del todo exacta. Existen muchos países en nuestro entorno que tienen más desarrollado un aspecto pero carecen del otro, o directamente, no lo fomentan.

 

¿España es un país desarrollado económicamente o lo es más socialmente? Podemos decir que en España, en los últimos años, el desarrollo social ha estado en la cúspide de las preferencias de la sociedad española. Sus políticos han apostado por crear un país protector y de bienestar. La sanidad española es el ejemplo más evidente de esta tendencia. ¡Qué lujo tenemos en España!, comentan muchos españoles y muchas españolas que por motivos varios, especialmente por necesidad, han tenido que emigrar a otros países en busca de un trabajo para sentirse dignos en esta sociedad. ¡Qué triste y qué contradictorio!, comentan otros. En España tenemos cubierta la salud, la educación básica pero no el medio laboral. Y sin trabajo o con uno precario no podemos subsistir ni hacer frente a necesidades primordiales como la alimentación y la vivienda. Con esta carencia se observa que España es un país social, pero con deficiencias claras en su desarrollo económico. En un mundo capitalista, el trabajo va ligado al progreso económico de un país y en España, desgraciadamente, existen grandes defectos que posibilitan esta gran disparidad entre lo social y lo económico, siempre refiriéndonos a la economía del ciudadano español de a pie.

 

¿Y si nos centramos en un país desarrollado económicamente como puede ser Suiza? ¿Qué prevalece en el país helvético, lo social o lo económico? El pasado 18 de octubre se celebraron las elecciones generales en Suiza, los resultados fueron del todo alarmantes y preocupantes para los sectores que potencian lo social. Ganaron los nacionalistas de derechas, die Schweizerische Volkspartei (SVP Schweiz), Union démocratique du centre (UDC), Unione Democratica del Centro (UDC). La Unión Democrática del Centro (UDC) se situó en los años 90 como un partido de derecha opuesto a la entrada de Suiza en organizaciones internacionales como la ONU y la Unión Europea. Este partido ha promulgado en toda su campaña electoral la necesidad de frenar la entrada de inmigrantes, tanto políticos (refugiados) como económicos; es decir, aquellos que se trasladan a Suiza para encontrar ese trabajo digno que no pueden tener en sus países. Muchos de estos inmigrantes económicos proceden de España. En la actualidad, Suiza, forma parte del territorio de Schengen. El acuerdo de Schengen permite suprimir los controles en las fronteras interiores entre los Estados firmantes y crear una única frontera exterior, donde se efectúan los controles de entrada de personas, con arreglo a normas o maneras de actuar. Muchos expertos vaticinan una modificación de este acuerdo con la entrada al poder de los nacionalistas de derecha. Como diría Daniel Foppa, redactor de uno de los periódicos más representativos del país, Der Bund: “Suiza es un país dividido. Las elecciones han polarizado aún más nuestro país. Esto es mal augurio para las próximas reformas”. En el sector más social de la ciudadanía existe una preocupación clara, ¿Qué va a pasar con los inmigrantes?, la incertidumbre estará presente durante los próximos meses.

 

Este es un claro ejemplo de cómo un país desarrollado económicamente, como lo es Suiza, generalmente tiene falta de interés en apoyar el ámbito social. La sanidad pública en Suiza no existe. La sanidad es totalmente privada y muy costosa, lo es para el autóctono y para el foráneo aunque no partan ambos de la misma base. Un extranjero que desea instalarse en este país lo primero que debe hacer es contratar un seguro médico suizo, si no lo contrata, está perdido. Por otro lado, los permisos de residencia se otorgan bajo estrictas supervisiones; si la administración suiza prevé que un extranjero no puede subsistir en este país, le obligan a que lo abandone. La vida en Suiza es muy cara, incluso los alimentos básicos tienen precios desorbitados. La vivienda es otro aspecto a destacar, por menos de 1.100€ no tienes un pisito de 60 m2 en el que puedas vivir. Pero claro, los salarios son mucho más elevados. Sin esta circunstancia sería inviable la vida en Suiza. Muchos de los españoles y españolas que residimos en Suiza percibimos, en ocasiones, cómo este país prospero, rico y democrático posee claros peros en la forma en la que trata al forastero. Es muy común que por el mismo trabajo el extranjero, aunque tenga estudios universitarios superiores al suizo, cobre menos realizando el mismo tipo de trabajo o incluso trabajando y esforzándose más. También podemos observar como las “reglas suizas”, en muchos casos, son aplicadas a los inmigrantes pero a los propios suizos se les deja pasar. Por poner un ejemplo, un trabajador de una empresa suiza con su máquina de trabajo rompió el patinete de una niña. La madre se quejó y exigió que la empresa le recompensara por el daño causado y le comprara otro patinete a la niña, la pregunta del gerente de dicha empresa a su trabajador fue: ¿Es suiza o es extranjera la niña? Como la pobre niña no era suiza, se quedó sin su nuevo patinete.

 

Si antes de vencer el partido defensor de la Suiza independiente, nacionalista y ajena al exterior (la derecha nacionalista), ya se observaba cómo Suiza no era España, ¿cómo será a partir de ahora? Eso es lo que se preguntan muchos de las españolas y españoles residentes en Suiza, que a pesar de tener en su país un Estado de Bienestar envidiable, tuvieron que abandonarlo en busca de un trabajo decente en Suiza, un país desarrollado económicamente pero con vicios en su vertiente social.

 

La solución a estos desequilibrios entre los aspectos económicos y sociales radica en la necesidad de tener voluntad por cambiar la sociedad; no es fácil, porque bajo estas intenciones está presente el interés particular de cada lobby. Muchos suizos piensan que la llegada de más inmigrantes supone un quebrantamiento de su bienestar, alegando que Suiza no es capaz de abastecerles, no queriendo cambiar su sociedad; viven muy bien y no quieren perder esa prosperidad. Se evidencia, por una parte de la población suiza, una clara falta de interés y de empatía hacía otras sociedades con necesidades, mirando únicamente por su país y sin ver más allá de sus fronteras la realidad existente. Sin embargo, hay otros suizos que razonan que Suiza también necesita de esos inmigrantes trabajadores, que pagan sus impuestos, su seguro de salud a las grandes compañías de seguros, y que suponen mano de obra más económica en empleos que los suizos han relegado de sus preferencias laborales.

 

Los suizos votarán en referéndum los posibles cambios en la legislación suiza en materia de inmigración. En sus manos, en su cabeza y en su corazón estará el futuro de muchas personas que únicamente anhelan un futuro digno en este país. Todo depende de cómo se mire. Veremos qué pasa.

 

Rosa Soriano, Colaboradora en ADIENT

Las cooperativas deben acelerar la incorporación de las mujeres a sus órganos de decisión

 

La celebración de este Día Internacional de las Mujeres Rurales coincide prácticamente con el anuncio del Plan para la Promoción de las Mujeres del Medio Rural (2015-2018), aprobado en el Consejo de Ministros del pasado viernes. Precisamente, uno de sus cinco objetivos se centrará en promocionar la incorporación de las mujeres en los órganos y puestos de decisión de las cooperativas, un capítulo en el que, tanto a nivel nacional como en Andalucía, nos queda mucho por recorrer, a pesar de que desde 2010 venimos trabajando en diferentes proyectos para su visualización y participación.

 

El primero de los proyectos que abordamos, de la mano de Cooperativas Agro-alimentarias de España, fue el Proyecto Integra ‘Mujeres de las cooperativas y liderazgo empresarial’ (2010-2013), en el marco del convenio suscrito con el entonces Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), el cual resultó el primer estudio en profundidad sobre la situación de la mujer en las cooperativas agroalimentarias.

 

Tras la realización de decenas de grupos de debate y centenares de encuestas, se obtuvo una foto fija, similar en el ámbito nacional y regional, que cuantificó en un 25% la presencia de mujeres entre las personas asociadas a las cooperativas, así como en un 14% y un 3,5%, respectivamente, su participación en asambleas y consejos rectores.A este proyecto, cuyos resultados se plasmaron en el estudio ‘La participación de las mujeres en las cooperativas agrarias’ y en la ‘Guía práctica de medidas innovadoras para la incorporación de la igualdad en las cooperativas’, siguieron tres nuevos convenios, esta vez con el Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI), el último de los cuales estamos finalizando en estos momentos.

 

En el contexto de estos últimos proyectos, desde la federación regional hemos llevado a cabo jornadas de sensibilización a los consejos rectores y programas formativos a mujeres socias en diferentes cooperativas de Granada, Huelva, Jaén, estando previsto ampliar estas actividades a otras empresas y provincias en los próximos meses.

 

El presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Juan Rafael Leal, valora muy positivamente el trabajo realizado hasta el momento aunque, en un día como hoy, insta a las cooperativas a acelerar la incorporación de las mujeres en sus órganos de decisión, así como a las propias mujeres a tomar la iniciativa e iniciar una participación activa en sus empresas, subrayando el enriquecimiento que sus ideas y trabajo pueden aportar al mundo rural, en general, y al cooperativismo agroalimentario, en particular.

 

Más información sobre mujer rural. Fuente: Agrodigital (16-10-2015).

Fusión entre el capricho y lo necesario: Las alpargatas de TOMS

La empresa TOMS, fabricante y vendedora de calzado, esconde una historia bastante peculiar. En un viaje a Argentina en 2006, Blake Mycoskie (fundador de TOMS), tuvo su gran inspiración empresarial y social: crear TOMS Schoes. Esta es una compañía con una clara vocación social: por cada par de zapatos vendidos a sus clientes, otro par iría a pertenecer a un niño necesitado. Es lo que la empresa denomina: One for One.

 

Con esta misión llevada a cabo por esta compañía estadounidense se puede observar como la responsabilidad social de una organización puede estar latente de diversas y múltiples formas. Esta gran idea se ha convertido en un modelo de negocio de gran alcance que contribuye a mejorar la salud de muchos niños en todo el mundo. TOMS ha otorgado más de 35 millones de pares de zapatos a niños de 70 países distintos.

 

En 2011, la compañía puso en marcha otro negocio: TOMS Eyewear, proyecto con el que ha contribuido a restaurar la vista a más de 275.000 personas proporcionando gafas graduadas, tratamiento médico y/o cirugía.

 

Por otro lado, TOMS Roasting Co., se puso en marcha en 2014 y ha ayudado a más de 67.000 personas a abastecer de agua potable en 6 países distintos. Mediante el apoyo a la creación de sistemas de agua sostenible, han sido capaces de ayudar a proporcionar a comunidades enteras el acceso a agua potable, lo que conduce a una mejora de la salud, a la creación de empleo y al acceso a la educación.

 

En 2015, TOMS Bag Collection se ha lanzado en 4 países para ayudar a abordar la necesidad de invertir en los avances de la salud materna. Las compras de TOMS Bag colaboran en proporcionar capacitación a las parteras y a distribuir kits de natalidad que contienen artículos que posibilitan a una mujer poder dar a luz de forma segura. Cada compra en TOMS Bag proporciona un parto seguro a la madre.

 

Una pequeña “acción social” que comenzó como reclamo publicitario, ha dado lugar a un gran compromiso con la sociedad que le rodea. De ahí se va gestionando una completa estrategia de RSE, desde el respeto por la naturaleza en los materiales que utilizan; hasta el cumplimiento de los leyes laborales de cada país donde trabajan (siempre siendo este el tema más controvertido de la RSE).Sin la apuesta por la RSE, esta empresa no sería quien es actualmente. Como ellos mismo expresan: «Más allá de las montañas, hay montañas”, citando un proverbio haitiano. Este es un claro ejemplo de como una empresa puede funcionar con fines lucrativos y sociales en equilibrio: se puede tener éxito empresarial, respetando los derechos sociales.

 

Rosa Soriano Marín, Colaboradora en ADIENT

La responsabilidad social empresarial en nuestra sociedad; Un reto alcanzable y tangible

Nuestra sociedad, en palabras amplias y generales, engloba una serie de aspectos, entornos y circunstancias que nos rodean y de las que somos dependientes. El medio ambiente es uno de los aspectos que integran nuestra sociedad.  Él es el gran perjudicado de las consecuencias que provocamos, nosotros, los miembros más representativos y poderosos de la Tierra.

 

Las últimas semanas hemos podido conocer una noticia alarmarte e indignante: el escándalo de la compañía alemana Volkswagen y su fraude con el software de sus vehículos.  ¿No son los alemanes tan eficientes y responsables? A la vista está que los tópicos son una gran falacia.

 

Esta estafa dilatada en el tiempo, advertida por unos cuantos, pero alimentada por otros, nos ha puesto en alerta y nos ha advertido de que la Responsabilidad Social Empresarial de cualquier compañía, pequeña o grande que sea, es esencial para que nuestra sociedad, y en particular nuestro medio ambiente, empiece a respirar con un aire algo más sano.

 

De todos es conocido que nuestro entorno está demasiado podrido. La sociedad, en términos generales, se asemeja a unos pulmones fastidiados por la mala cabeza de su propietario: un fumador empedernido, el cual es consciente del daño que se hace así mismo, pero que, a su vez, es incapaz de hacer algo positivo por él mismo: dejar de fumar.

 

Nuestra sociedad es como ese fumador, al que sus médicos le han advertido en numerosas ocasiones de que sus pulmones empiezan a fallar y que en su mano está la llave para minorar los daños y las consecuencias negativas que el mismo se ha provocado. El mal ya está hecho, aunque se puede aliviar si se empieza a actuar de inmediato.

 

Algo tan simple como este símil del fumador despiadado, es lo que le sucede a esta nuestra sociedad. Empezando por uno mismo y terminando por las poderosas empresas como, la antes citada, todos y cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de lo que ha sucedido, de lo que sucede y de lo que puede llegar a suceder.

 

LA  RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL es la CLAVE para conseguir un RESPIRO en nuestra sociedad, y en particular en nuestro MEDIO AMBIENTE.

 

Rosa Soriano, Colaboradora en Adient

Los nuevos ayuntamientos vistos desde la economía social y solidaria

La economía social y solidaria (ESS) es una forma de crear empleo, generar riqueza y hacer empresas colectivas, empresas creadas por grupos de personas que desean otra manera de emprender u otro sistema económico; o desean desarrollar su propia solución frente a amenazas o mecanismos del sistema causantes de exclusión social; o, lo que es más importante, inventan formas empresariales nuevas para salir de la exclusión social. Empresas muy pegadas a lo local y descubridoras de plurales posibilidades de conseguir que todo sea más para todos. Empresas pequeñas y grandes, individuales o en grupos creadores de sinergias. Provocan equidad social y estimulan la cohesión. Son eso que sueñan potenciar y favorecer los que defienden que “otra sociedad es posible”. Cooperativas, empresas de inserción, centros especiales de empleo, círculos de consumo responsable, grupos agro-productivos ecológicos, productores y consumidores de energía renovable…

 

Desde estas iniciativas adheridas a la realidad social se percibe con esperanza todo lo que aporte cambio y favorezca la situación de los ciudadanos, de todos sin excepción; porque ya ha saturado la verificación de que el sistema actual provoca brecha social, distancia entre ricos y pobres, exclusión social y acumulación desmedida de riqueza… en consecuencia, acumulación desmedida de la pobreza. Se han puesto en marcha los motores que desarrollan la creatividad colectiva para inventar emprendimientos empresariales que nada tengan que ver con los elementos del sistema que se rechazan. En esta situación, cabe preguntar cómo se percibe desde estos espacios la llegada a los poderes municipales de agrupaciones ciudadanas que se apoyan en mensajes distintos de los tradicionales y desarrollan comportamientos ciudadanos en el profundo sentido de la expresión.

 

No se trata en este artículo de apropiarse de la opinión unitaria de estos emprendimientos empresariales colectivos, sería presuntuoso, pero sí de expresar algunas percepciones mayoritarias existentes en la ESS. Hay que distinguir en diversos matices de interpretación que se entrecruzan:

 

  • Se percibe esperanza e ilusión el cambio surgido porque el horizonte apunta a realizar la convicción de que las cosas pueden ser de otra manera. Una nueva forma que dará espacio a la pluralidad real empresarial. Real porque existe aunque el pensamiento único dominante quisiera reducir la acción empresarial a la única forma para “ellos” válida: la tradicional. Hay más formas de empresa con diversos y distintos valores. Reconocerlo es importante, no solo porque se admite la situación como es sino porque, reconocida esa pluralidad, se abrirán las puertas del dialogo institucional a esas otras nuevas formas de empresa, como es la ESS. Lo que es muy importante, pues permitirá a estas empresas entrar en las mesas donde se construyen las políticas municipales para conseguir que los valores de la cohesión y de la equidad sirvan de criterios en la toma de decisiones políticas.  La empresa, el empleo y la riqueza se pueden tratar de otra forma.

 

  • Se despiertan horizontes reales de definir las finanzas públicas locales partiendo de las necesidades ciudadanas, más que desde proyectos “magalomaníacos” que favorecen a quien desea ser reconocido individualmente en el futuro como político de grandes obras, pero habiendo olvidado la cercanía debida a los ciudadanos. Y esto de desviar fondos fuera de las necesidades de una ciudad, que tiene diferencias y carencias en sus habitantes, ya ha cansado mucho en bastantes zonas y colectivos sociales. La ilusión de que la política vuelve a mirar a los ciudadanos extiende la esperanza a comportamientos deseosos de colaborar en el proyecto de cambio. Lo que despierta la adormecida participación ciudadana.

 

  • Gustan las formas, más centradas en la solución de los problemas que en la liturgia del protocolo y de la autoridad distante y alejada. Se estaba perdiendo (desapareciendo?) credibilidad en los procesos municipales por haber saturado la percepción de una lejanía excesiva con el sentir ciudadano. Con la llegada de estas expectativas de cambio se recupera ese sentir.

 

  • Se percibe la apertura a nuevos proyectos donde la ESS tiene mucho que decir, proyectos centrados en el desarrollo local, en la equidad social, en la creación de empleo digno y en cubrir necesidades ciudadanas evidentes (vivienda, comida, educación…). Se despiertan las ganas de cooperar y colaborar con los nuevos horizontes emergidos (existían pero estaban ocultos porque no eran prioritarios en los anteriores intereses de los gobernantes, ni eran favorecidos por prevalecer grupos económicos más potentes y con intereses más determinantes para las decisiones municipales no siempre coincidentes con los deseos de la población). Todo ello provoca una concepción del desarrollo local más equitativo y motivante para empujar al unísono las diversas fuerzas sociales, entre las que la ESS es un motor reconocido e incuestionable.

 

  • Ya se sabe que el poder municipal es importante en lo local, pero no determina las políticas globales, por residir estas en el ámbito estatal. Ya se conoce esta relatividad. Pero lo poco es el comienzo de lo mucho. Esperar a que se consigan cambios similares en el sistema global está más cerca si se consigue en lo local y se demuestra la eficacia. Se sabe, también, que  estos marcos más globales pueden provocar zancadillas en el camino que se inicia. Los intereses dominantes no ceden con facilidad el terreno que invadieron, pero no se anula la oportunidad de que un cambio en ese marco más amplio pueda suceder. Esta convicción aporta sentimiento relativo a los cambios locales que el horizonte dibuja pero da importancia a esos cambios que pueden demostrar que esa otra economía es posible. Romper (o ralentizar) la dinámica de una lógica económica que “no solo tiende a negar la vida de amplias mayorías de la población mundial sino que destruye la vida natural que nos rodea” (en palabras de Win Dierckxsens) hace esperar cambios en un mundo ya quebrado entre ricos (cada vez más) y pobres (cada vez más). Saramago denunció esta situación cuando se admiraba de que mandáramos “artefactos” al espacio y, mientras, se nos morían los niños de hambre.

 

  • Se despiertan esperanzas en un espacio donde la tibieza ciudadana gobernaba. Es una nueva primavera social que tiene mucho que ver con la paz social, con la equidad y la cohesión, con un mundo de todos y para todos, donde nadie sea excluido. Es evidente la calificación de utopía que “otros” darán a esta expresión. Pero la utopía es necesaria para avanzar hacia modelos sociales distintos donde lo humano domine sobre otros valores más cercanos al nuevo “dios” llamado mercado.

 

  • Sin embargo, es necesario explicitar cierta extrañeza desconcertante que apunta a superficiales convicciones democráticas por parte de quien expresa determinadas críticas descalificadoras de lo que está ocurriendo. Considerar todo este cambio, derivado de unas elecciones, como radical, extremista, destructor de la “democracia occidental”, provocador de soviets, disolvente de los beneficios conseguidos (¿beneficios para quien?)… o como dijo un conocido “opinador profesional” de diversos programas de la TV, en este caso lo “opinó” en el programa EL CASCABEL (de 13 TV) el pasado día 17 de junio calificando de “proyecto comunista” la idea de la Alcaldesa de Madrid de hacer cooperativas de madres para  la limpieza de los colegios… es, cuando menos, sorprendente. Todo  recuerda a razonamientos similares de la dictadura cuando se inició la democracia. ¿Tan atrasada está la cultura política que sigue dependiendo de fantasmas que tan solo tienen como objetivo despertar miedos en la población (que siempre la piensan como ignorante) para que siga funcionando la creencia de que los dueños del gobierno son los que siempre se lo apropiaron como suyo?

 

  • Ojalá que entre los beneficios apuntados de los cambios positivos que están ocurriendo esté es el de renovar las creencias democráticas a favor de convicciones de que todo será mejor para todos si todos están integrados en los benéficos sociales y nadie es excluido. En ese empreño está la ESS.

 

 FUENTE NUEVA TRIBUNA

Síguenos en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 377 suscriptores

Nosotros

ADIENT somos una asociación de profesionales que damos SOPORTE COMPLETO (jurídico, económico, social, laboral) al desarrollo de las distintas entidades de la Economía Social y Solidaria en la Comunidad Valenciana, así como a aquellas personas que quieren emprender o a entidades ya existentes.

Contacta

  • Calle Joan Verdeguer, 16,
    46024 Valencia, España.

  • De lunes a viernes: 9h hasta las 19h
    Sábado y domingo: Cerrado

  • info@adient.org

¿Quieres recibir información?

Suscríbete a nuestra lista de correo para recibir las actualizaciones en tu bandeja de entrada.

Copyright 2017 ADIENT ©  Todos los derechos reservados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar